Reglas de oro para el diseño de logotipos

Las variables son infinitas, pero existen ciertas reglas que se pueden seguir para lograr un logotipo decente y con el cual se pueda trabajar. Aunque decir que un logotipo es “bueno” es algo subjetivo, estas recomendaciones le ayudarán a obtener un logo utilizable, práctico y que perdure por mucho tiempo.

1.- Ser único
Su logo debe identificarse como completamente “suyo”. Muchas veces el mismo cliente pide copiarse el logo de otras empresas. Además de las implicaciones legales que esto puede traer, no hay nada menos profesional que un logo copiado. No lo copie.

2.- Que perdure en el tiempo
De vez en cuando los logos parecen adherirse a ciertas modas. Unos años atrás se veían muchos diseños que trataban de identificarse con alta tecnología o internet. El problema es que muchos siguieron esa moda y estos diseños llegaron a verse trillados. Ahora tenemos a mucha gente con logotipos pasados de moda.

3.- Sin efectos especiales
Los efectos o filtros especiales son aplicados usualmente por diseñadores inexpertos. Los programas de diseño facilitan ciertos efectos especiales sobre los gráficos y muchos diseñadores los aprovechan, causando que tiempo después uno note el típico efecto de cada programa aplicado a muchos logos, y se canse de ellos, haciendo que pasen de moda. Estos efectos muestran más las capacidades del programa de diseño que las del diseñador, y no añaden mucho profesionalismo a la marca. Además, normalmente traen mayores problemas a la larga, cuando se quiera utilizar el logo en otros medios publicitarios. El logotipo debería ser lo más sencillo posible en términos técnicos para poder adaptarse a diferentes aplicaciones.

4.- Adaptable
A lo largo de la vida de su empresa, usted querrá poner su logo en cualquier material que pueda ser visto por el público. Para hacer esto, necesitará uno que se adapte a cada ocasión. A veces un logo se ve muy bien en una situación, pero es poco práctico para otras. Su logo tiene que funcionar en tarjetas, faxes, periódicos, avisos, encabezados, etc. Para esto necesitará que se vea bien a color o en blanco y negro o en bajas resoluciones.

5.- Escalable
Su logo aparecerá a veces muy pequeño. Un ejemplo de esto son los posters de eventos donde aparecen al pie montones de empresas patrocinantes. El espacio disponible solo permite colocarlos en tamaños muy pequeños y son siempre los logos más sencillos los que resaltan desde lejos. Los logotipos complicados normalmente no se entienden. Cuando se trata de ser escalable el texto es la parte más importante. Eso es lo que queremos que la gente recuerde.

6.- El color es secundario
El color es muy importante. Los colores corporativos consistentes son parte de la marca. Sin embargo, cuando se trata de diseñar el logo, el color debe ser secundario. Un logotipo que necesita presentarse en color para ser entendido está bien para medios de reproducción óptima (sitios web, impresiones de alta resolución, etc.), pero también deben ser capaces de verse bien en escalas de grises (fotocopias, faxes, etc.) y deben tener un buen contraste entre los colores para entenderse en tamaños pequeños.

Como la mayoría de las “reglas” de diseño, no todas estas reglas aplican en cada situación, y en muchos casos las ignoraremos completamente. Sin embargo, esta puede ser una guía general para navegar a través del proceso creativo de diseñar un logotipo.